Epicondilitis o codo de tenista

Persona con epicondilitis

El síntoma principal de la epicondilitis es dolor de leve a severo en la parte exterior del codo.

La epicondilitis, conocida también como codo de tenista, es una condición dolorosa que ocurre cuando los tendones en el codo están sobrecargados de trabajo, generalmente por movimientos repetitivos de la muñeca y el brazo.

El codo de tenista puede ser resultado de una mala técnica en la ejecución de un revés de tenis. Sin embargo, muchas ocupaciones también cuentan con movimientos repetitivos de la muñeca y el brazo que pueden producir el codo de tenis.

Síntomas

El dolor del codo de tenista se produce principalmente en los tendones de los músculos del antebrazo atribuyen a la prominencia ósea en la parte exterior del codo. El dolor también se puede propagar en su antebrazo y la muñeca. Lee más acerca de los síntomas de la epicondilitis.

Causas

La causa de la epicondilitis o codo de tenista es la contracción repetida de los músculos que se utilizan para estirar y levantar la mano y la muñeca. Lee más acerca de las causas de la epicondilitis.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de codo de tenista son la edad, la ocupación y la práctica de ciertos deportes. Lee más acerca de los factores de riesgo de la epicondilitis.

Complicaciones

Si no se trata, el codo de tenista puede resultar en dolor crónico, especialmente al levantar o agarrar objetos. Lee más acerca de las complicaciones de la epicondilitis.

Diagnóstico

En muchos casos, la historia clínica y el examen físico proporciona información suficiente para su médico para hacer un diagnóstico del codo de tenista. Lee más acerca del diagnóstico de la epicondilitis.

Tratamiento

El descanso y uso de analgésicos a menudo ayudan a aliviar el codo de tenista. Si los tratamientos conservadores no ayudan, o si los síntomas son incapacitantes, su médico puede sugerir la cirugía. Lee más acerca del tratamiento de la epicondilitis.

Remedios caseros

Siga las siguientes instrucciones: reposo, hielo, compresión y elevación. Lee más acerca de los remedios caseros para la epicondilitis.